56 años de creación de la Casa Santamariana

criscos-not
Rector de la UCSM preside el Consejo de Rectores por la Integración de la Subregión Centro Oeste de Sudamérica
Diciembre 4, 2017
cies-not
Seminario Regional de Investigación CIES – Arequipa 2017
Diciembre 4, 2017

56 años de creación de la Casa Santamariana

56-anos-creacion

Hablar de los inicios de la UNIVERSIDAD CATOLICA DE SANTA MARIA es recordar con inmenso cariño al Reverendo Padre William Morris Christy, quien llegó a nuestra ciudad y luego de permanentes gestiones, logró conseguir la autorización de funcionamiento de este Claustro Superior de Estudios, habilitando una antigua casona en la cuarta cuadra de la calle Santa Catalina. Dos años después, en vista de  su crecimiento se trasladó a su actual local en Umacollo, con un área de más de 75,000 m2.

Se autoriza su funcionamiento el 6 de diciembre de 1961, durante el segundo período del  Presidente  del Perú Dr. Manuel Prado Ugarteche, en una etapa de iniciación a la democracia e intentos  de modernización de la sociedad peruana, que se manifiesta con las nuevas tendencias de renovación de la política y de organización social y económica del Perú.

En el período 1956 – 1968 se establecieron 24 nuevas universidades, de las cuales  5 de ellas fueron universidades privadas autorizadas en el gobierno del Dr. Manuel Prado.

Una de ellas, fue precisamente la UCSM, que fue fundada por el recordado y distinguido sacerdote norteamericano William Morris Christy y el valioso apoyo del Arzobispo de Arequipa a cargo de Monseñor Leonardo José  Rodríguez Ballón, logrando la autorización de funcionamiento mediante Decreto Supremo No. 024 de fecha 6 de diciembre de 1961, habiendo iniciado sus labores académicas el 9 de abril de 1962, en la casona de la calle Santa Catalina No. 410, con 150 alumnos y 8 maestros fundadores. De esta manera se crea en Arequipa nuestra  universidad, que fue  la tercera particular a nivel nacional y primera fuera de la ciudad capital, que funciona  en el país al amparo de la Ley universitaria antes referida.dsc_0198

En este contexto socio-político inicia sus actividades, con una visión bien clara: acreditar niveles superiores de calidad, competitividad  y excelencia en la formación profesional y contribuir a la descentralización y fortalecimiento de Arequipa, bajo una concepción humanista y cristina.

Proyecta su misión a la investigación científica y tecnológica, coordinada con una sostenida acción de proyección y extensión universitaria, en busca de la verdad, la afirmación de los valores nacionales, morales y espirituales, el respeto de los derechos humanos y el servicio a la comunidad.

De esta forma el Padre William Morris, doctor en Teología, fue el Primer Rector de la Universidad a quien se le confirió las distinciones honoríficas de Rector Honorario Vitalicio y Doctor Honoris Causa.

En su etapa de Rector, le correspondió enfrentar serios cambios legislativos, como en el mes de febrero de 1969, el Gobierno Militar del General Juan Velasco Alvarado sorprendió al promulgar el Decreto Ley No. 17437 que cambió completamente la estructura y operación de las universidades peruanas, cuya finalidad era imponer verticalmente una nueva organización social y económica en el país.

Se pretendía una universidad apolítica, sin autonomía, se suprimieron las facultades que fueron reemplazadas por los Programas Académicos en base a departamentos y se creó el Consejo Nacional de la Universidad Peruana CONUP con capacidad de intervención en las universidades.

Los Consejos Universitarios en cada universidad fueron reemplazados por los Consejo Ejecutivos conformados por profesores que con el título de Directores se encargaron de los aspectos administrativos y académicos.

Fue poca la vigencia de este Decreto Ley, ya que fue derogado tres años después.

En esta época fueron Rectores de nuestra casa de estudios los doctores Luis de Taboada y Bustamante, Raúl Zamalloa Armejo (Impuesto por el CONUP), Francisco Chirinos Soto y  Eusebio Cardeña Rivera, nombrados por el Consejo Ejecutivo de la Universidad.

El retorno a la democracia en 1980 trajo una nueva Ley Universitaria No. 23733 publicada el  17 de diciembre de 1983, que regula la creación y  funcionamiento de las universidades públicas y privadas.

Dentro de esta libertad conocida como la autonomía universitaria, se consolida la libertad de cátedra y el derecho de los estudiantes a una educación de calidad, de esta manera lo reconoce la propia Ley universitaria en su art. 3, literal b) que señala como uno de los principios que rige a las universidades es el pluralismo y la libertad de pensamiento, de expresión y de cátedra con lealtad a los principios constitucionales y a los fines de la correspondiente universidad, tales como la formación profesional, la difusión cultural, la creación intelectual y artística, la investigación científica y tecnológica.

Bajo el amparo de esta nueva Ley, la Asamblea Universitaria eligió como Rector a los doctores  Máximo  Gamero Rivera y Nolberto Zeballos Quequezana, quien terminó el período 1985 – 1989.  Luego por 15 años y que comprende a tres períodos consecutivos, desde enero de 1990 hasta diciembre del 2004, la Asamblea eligió como Rector al doctor Luis Carpio Ascuña, desde enero del 2005 a diciembre del 2009  fue elegido como primera autoridad santamariana el doctor Julio Ernesto Paredes Núñez, sucediéndolo el doctor  Dr. Abel Andrés Tapia Fernández desde enero del 2010 al 30 de diciembre del 2014y el periodo actual, febrero del 2015 a enero del 2019 presidido por el Dr. Manuel Alberto Briceño Ortega.

Actualmente se encuentra vigente la Ley Universitaria No. LEY Nº 30220 que regula tanto a las universidades públicas como a las privadas. Estas últimas desdobladas en dos regímenes. Una  conformada por  aquellas universidades sin fines de lucro sujetas al régimen de derecho común, y otras privadas sujetas al régimen societario.

La Católica de Santa María mantiene su condición de ser una universidad privada sin fines de lucro, que sustenta su presupuesto económico con las pensiones de los alumnos, aportes de instituciones en forma de donaciones y otros ingresos menores.

A pesar de los limitados recursos económicos en los periodos de Gobierno del Dr. Luis Carpio Ascuña, se adquirieron dos importantes casonas ubicadas en la calle La Merced, una donada por la Compañía de Seguros La Positiva y la otra comprada al Banco Extebandes, donde funciona actualmente la Casa de la Cultura, allí se exhibe a la momia Juanita, la Dama de Ampato. También se adquirió el Fundo La Banda en  Huasacache para el desarrollo de los Programas de Agronomía y Veterinaria, y el fundo de Chapioco, en la parte alta de Arequipa, en Yanahuara, como potencial del turismo en un punto intermedio entre Arequipa y el Colca.dsc04739

Se recuerda también de aquella época, la reversión y equilibrio entre los Programas Académicos de Ciencias Sociales y los Programas Académicos  de Salud y de Ingeniería, siendo estos últimos muy necesarios para el desarrollo de la Región.

Como consecuencia del terremoto del 2001, se reforzaron las estructuras de todos los  pabellones del Campus Central, aumentándose considerablemente el número de aulas, al construirse en todas ellas un cuarto piso, obras que se concluyeron satisfactoriamente en el  2006 durante el Gobierno del Dr. Julio Paredes Núñez, de esta forma el Campus Central que tenía  en 1995 un área de 18,310, m2   presenta  en ese periodo  un área de 34,500,00 m2,  con un incremento de más del 75% de área construida.

En estos dos últimos  años se han  modernizado todas las aulas, que hace que hoy cuente un Campus  con una excelente  infraestructura y equipamiento educativo, edificios, aulas, laboratorios, talleres, centros de producción, jardines y áreas deportivas.

Un hecho importante y trascendental  fue la  adquisición  de un terreno de más de 152,000 m2 en la Av. Fernandini en el distrito de Sachaca, donde se tiene proyectado ejecutar un extraordinario proyecto que no desentone con la zona campestre en que se encuentra.

También  debe destacarse la compra de los inmuebles ubicados en la Urb. El Lago  y la construcción del Policlínico en la Ciudad de Dios en el Cono Norte.

Hace algunos años,  se continuó con el proceso de desarrollo de la infraestructura del Campus Central con la obra de demolición del Pabellón E, que contaba con 3 niveles con un área de 1,500 m2, área que ha sido reemplazada con una nueva edificación de 3,700 m2 de construcción con 5 niveles, que ha permitido articular este pabellón con  las edificaciones laterales y con el espacio exterior de la plaza principal, para lo cual se ha renovado también los pisos y la jardinería.

En el Campus del Fundo La Católica Majes, en la zona destinada a CEPROBIS,  se ha construido una planta para la producción de derivados lácteos con un área de 564,00 m2, que sumada a la construcción existente se sobrepasa  en construcción un área de 15,459.27 m2.

También en el 2007 se realizó la puesta en valor y restauración de la Casa del Corregidor Abril y Maldonado ubicada en la calle La Merced No. 207. Se ha completado  la edificación del segundo piso,  con módulos para aulas y oficinas. Esta casona alberga hoy en día al Instituto Confucio

Se ha adquirido el primer piso de la casa de Palacio Viejo con un área de 104,95 m2 que permite albergar a la Escuela Taller Arequipa.

En el campo académico se cuenta en la actualidad con la Escuela de Postgrado y 12 facultades con 29 carreras profesionales, un Instituto de Informática,  dos Institutos de Idiomas, Centros de Investigación, Centros de Proyección Social y Centros de Producción de Bienes y Servicios. Para cumplir con estas actividades se cuenta con cerca de medio millar de docentes y Jefes de Prácticas, 300  trabajadores no docentes y algo más de 15,000 alumnos de institutos, CPU, Pregrado y Posgrado.

Edificio Madre Soledad García Muñoz, con cinco niveles, donde se encentran ubicadas unidades académicas y administrativas.

Al inicio de la gestión del Dr. Briceño se inauguró el Edificio de diez niveles bautizado en homenaje al ilustre fundador, en ese edifico se encuentra el auditorio más moderno del sur del Perú, con  capacidad para  430 personas.

En los últimos días, y en cumplimento de la Ley Universitaria, se ha superado exitosamente los requerimientos de la SUNEDU para obtener el ansiado licenciamiento institucional.

Es así como ha transitado la Universidad Santamariana en sus 56 años  formando profesionales y tecnólogos con excelencia  y calidad  de tal formas que viene proyectándose al futuro,  vigilante de los cambios de la realidad socio – económica en que vivimos. Como Universidad Católica  está obligada a una continua renovación,  preocupándose por la convivencia social y del hombre mismo, desarrollando la dignidad humana y la herencia cultural, donde el catolicismo esté presente de manera vital.

La UCSM tendrá que ver el futuro  participando activamente para generar un ambiente de oportunidades que apoyen las estrategias de equidad que deben complementar la apertura económica que vive actualmente el país.

Comentarios

comentarios