EL DETERIORO DE LOS PARTIDOS GENERÓ LA CRISIS