Los carros alegóricos conquistaron a los arequipeños durante el corso