Un investigador arequipeño va camino a Japón